Una batería seca, también llamada pila de celda seca, es uno de los tipos de baterías electroquímicas más utilizadas para suministrar energía eléctrica a diferentes dispositivos sin necesidad de que se conecten a la red eléctrica. Si bien el término batería es específico para denominar un conjunto de celdas electroquímicas unidas en serie. Las baterías suelen emplearse en dispositivos con un alto consumo eléctrico, tales como UPS (“Uninterruptible Power Supply”), alarmas entre otros.
Composición y estructura
Todas las pilas secas tienen unos componentes básicos. En el centro hay una barra llamada cátodo que normalmente está fabricada de carbono. Esta barra está recubierta de una pasta acuosa de electrolitos. Esta pasta puede estar fabricada con diferentes productos químicos, como NH4Cl (cloruro de amonio) o MnO2 (dióxido de manganeso), dependiendo del tipo de pila (alcalina, zinc-carbono, etc). A continuación de la pasta de electrolitos hay una capa de papel, cartón o material sintético que separa la capa más externa, un cilindro metálico llamado ánodo, fabricado normalmente de zinc.